Buscar
  • Linking

#Fractales

Actualizado: 10 de mar de 2019

“La verdadera conversación construye mundos

nuevos, construye y ama. Es una danza perfecta”.

árbol de la vida

# PREFACIO

Los próximos párrafos relatan una experiencia que no tiene necesariamente un orden cronológico. Es el relato de una experiencia vivida por 6 observadores, todos distintos, podría decirse que es un relato de 6 experiencias en torno a un mismo evento. Los presentamos como 6 árboles hermosos, con raíces que al ponerse en contacto se comienzan a conectar, dando origen a un bosque con árboles de distinto tamaño, color, aroma, que dan distintos frutos, y que conviven en la más amorosa y perfecta armonía. En estos árboles florecen dolores, amores, alegrías y miedos, todos dan frutos, y aun cuando su sabor difiere, son todos alimento para el alma. Es un bosque hermoso, como el más lindo que puedan imaginar, al adentrarse en él, soltando las certidumbres que habitualmente se utilizan para cuidarse y evitar lastimarse, comienzan a aparecer los árboles, y se logra contemplar cómo cada uno, en su individualidad, colabora en la presentación de un paisaje único donde, al contemplarlos todos juntos, no parecen ser diferentes, aun cuando lo son, parecen complementarse, mostrando cada uno su belleza. Hay árboles con raíces más profundas, raíces que crecen hacia abajo, hay otros con muchas raíces que se expanden horizontalmente, hay algunos con troncos gruesos, roídos por distintos elementos del entorno, hay troncos más largos y rectos, hay árboles con un follaje tupido, cargado de hojas, hay otros con menos hojas, pero enormes hojas. Lo más lindo de este bosque, es que ningún árbol le tapa la luz a otro, ningún árbol opaca a otro, es como si al estar juntos, se potenciara la belleza y exuberancia que cada uno tiene, como si al estar juntos se apreciaran mejor los detalles que hacen que cada uno de esos árboles sea único, y que cada uno crezca y florezca hasta su máxima expresión.

La invitación es a adentrarse al bosque y sumergirse en la armonía de lo diverso, permitiendose viajar a través de las hojas de estos 6 árboles, para conocer cómo es que se transformaron en bosque.

# Somos una especie en viaje…no tenemos pertenencias, sino equipaje (Drexler)

# Nunca Nada Es Nada Ni Todo Es Todo

Volvemos desde GRU a SCL, siendo las 14:47 del domingo 21 de octubre, junto a Alejandra nos alejamos agradecidos de un Sao Paulo bello, amoroso y generoso, que nos fue regalado por Silvia, Mariah, May y Hellen. Vamos a bordo de un Boeing 777-200. Este es un viaje que sin saber iniciamos en mayo y que concretamos con la excusa de nuestro trabajo final de “Biología Cultural”.

Aquí en la altura, sobrevolando la tierra se pueden apreciar los lugares donde hay cauces de agua, cultivos, casas, algunas en lugares que parecen ser en el medio de la nada, aquí nos vamos cada uno reflexionando sobre nuestra experiencia vivida. Mientras Jean Carlos escribe, yo miro los techos abajo en la tierra y me pregunto cómo es su modo de vivir, sus sentires, quienes serán los que viven ahí. Vamos los 2 en silencio, y nos vamos acompañando. En el vuelo de ida con Jean Carlos nos reconocimos el uno al otro que no sabemos qué sería lo que íbamos a hacer ese sábado, no sabíamos qué iba a pasar, me acuerdo haberlo dicho a Jean Carlos, y él me mira, me sonríe y me dice, (no recuerdo las palabras exactas, a ver si me ayudas Jean Carlos) “yo tampoco pero vengo confiado, confío en las chicas, confío en nosotros, todo va a salir bien”. Y me sentí tranquila, y confié.

Ahora volvemos después de realizar un taller / estudio / conversación con personas repletas de vida que en su quehacer diario trabaja con gente desplazada, inmigrantes, nuestro tema inicialmente fue #inmigrantes, fue #diferencias. Hoy lo llamamos #diversidad. En este minuto, nos encontramos revisando, revisitando y en definitiva: #re viajando en conjunto a la infinidad de coincidencias, milagros y magia que se nos han sucedido en los últimos días y horas.

Podríamos decir que la sensación colectiva de nuestro grupo de estudio está llena de matices, de sabores e intuiciones y, tal así como la memoria no se recuerda con hechos concretos sino con un caótico devenir de sensaciones o tal cómo las palabras evocan sensaciones y no intelectos cómo creemos oportuno referirnos a las sensaciones con que terminamos este viaje: La sensación de calor, de ternura, de pertenecer sin ser propiedad, de fluir sin desborde pero sin límites. Me lleva a pensar en que hay algo que existe en la emoción pura, al permitir la conexión y la emoción no solamente desde el compartir o no un idioma, sino desde las sonrisas y miradas, dado que nuestros idiomas son distintos, detectamos la existencia de algo previo al idioma, algo que nos caracteriza como humanos, ¿será eso la famosa empatía?

En la misma sintonía de nosotros un grupo de profesionales del sector humanitaria que trabajan directamente con inmigrantes eran invitados a tener una conversación acerca del vivir y convivir con las diferencias, a ser facilitada por ese grupo de aprendices de la biología cultural. Ansiosos nos preguntaban que se iba a suceder, qué intenciones con otros profesionales que así como ellos viven y conviven con las diferencias les mantenían conectados con nosotros. Hemos recibido apertura, disponibilidad, espacio, conexión y mucha, mucha confianza de lo que íbamos a ofrecer a ellos. Pocos nos conocían, pero sintieron-se conectados con nosotros. Podríamos sentir lo bonito que íbamos a vivir con ellos y ellos con nosotros. Éramos parte de ellos y ellos de nosotros.

¿Será que eso ocurre porque existe un contexto especial? Yo sentí eso mismo que tú describes Silvia, y resueno con lo que expresa Jean Carlos, pienso que puede ser empatía, pienso que es un fluir, y pienso que comenzó antes de ese día, antes de esa convocatoria, pienso que la manera en cómo nos fuimos permitiendo aparecer cada uno de nosotros durante este proceso es lo que permitió que de forma tan natural y amorosa, fluyera un espacio de encuentro para reflexionar sobre una temática común, en este caso los inmigrantes.

# Todo lo vivido lo guardo, lo atesoro, lo escribo y lo uso de nuevo aquí (Gepe)

Consciente o inconscientemente pusimos mucha energía en llevar adelante este proceso manteniendo una antena atenta para recibir todos los mensajes que vienen del mismo sistema, esto nos permitió recibir las sincronías que probablemente siempre estuvieron ahí, disponibles y que hoy evaluamos como magia y, quizás sí lo son, independiente del nombre destacamos la capacidad de disfrutar dichas coincidencias y ponernos disponibles para ellas.

Probablemente ninguno de quienes conformamos el equipo de trabajo y estudio pudimos prever lo que iba a suceder también intuimos que cada uno hizo un enorme esfuerzo en soltar las certezas, la planificación y el control, en desapegarnos de la meta que estuvimos buscando y probablemente en un acto consciente de no planificar mucho el resultado. El resultado final, que esperamos refleja lo vivido, jamás fue anticipable, en el ejercicio consciente, declarado o no de cada uno de quienes conformamos este grupo de trabajo se repite con más fuerza la frase: “tuve que dejar ir mi tendencia a planificar y a controlar, y aprecio la belleza que emerge en las dinámicas que tuve la fortuna de presenciar”

Soltar certidumbres es un acto consciente, a algunos nos pudo costar más a otros menos, pero de que las fuimos soltando lo fuimos haciendo, y nos escuchamos. Todos, y me fue muy claro como el soltar certidumbre, soltar certeza, no tiene nada que ver con callar, o reprimir algún sentir, es muy lejano a tolerar. Es respetar, es aceptar, es abrirse a la posibilidad de recibir miradas distintas que expanden la propia, es confiar, es un hacer desde el amar. Y conectados en esa frecuencia, nos dispusimos a escuchar a un grupo de personas mientras compartían sus sentires respecto de su hacer con los inmigrantes. Y entre ellos ocurrió lo mismo, se escucharon, se respetaron, su hacer durante esa tarde fue completamente desde el amar.

Una cosa vivida y no planificada fue que mientras los invitados iban llegando y nosotros terminamos de preparar todo, ellos se reunieron en la cocina. Fue algo que ha fluido y nos dijeran que fue muy bueno para una mayor conexión entre ellos.

Esa espontaneidad, tan característica del fluir, es posible desde el amar, desde el no control, desde el desapego al resultado y la confianza en el proceso. Siento que es un espejo de lo que nos fue pasando a nosotros, Yo lo sentí muy claro, el confiar en el proceso. Recuerdo el primer día del primer encuentro en Santiago, me senté en la mesa donde estaba Jean Carlos, un hombre tan disponible, abierto, entusiasta, ese día conocí a Silvia y May, tan alegres y simpáticas, almorcé en la mesa con Hellen, me cautivó la pasión con la que habla de su vivir, y vi una Mariah, silenciosa y dulce danzando al compás de la autopoiesis molecular y la autonomía reflexiva. Y así, igual que nuestros invitados, de forma espontánea nos fuimos conectando hasta unirnos y formar un círculo colaborativo de conversación y reflexión.

Volviendo a Sao Paulo, y como una ruta que tenía como intención el vivir compartido, se dispuso una escucha amorosa, que permite que cada uno, al conversar sobre sus dolores y alegrías, pudiera aparecer con su propia luz. Como en un palco, nos pusimos a escuchar y contemplar la voz de cada uno de los actores principales y nuevos pensares se fueron quedando en nuevos diálogos de esa linda novela de la vida. Muchas veces el lugar es el no lugar, la voz es un silencio, el idioma distinto un puente, pues hay algo más allá que nos permite el encuentro y nos une, a pesar de tantos pensares, vivires y convivires distintos.

Ayer nos descubrimos en el encuentro con otros, incluyendo la limitación idiomática, sin tapujos ni límite. “Lo esencial es invisible a los ojos” escribió Antoine de Saint-Exupéry.

# EL ORIGEN (Cambiando la Pregunta)

La memoria es un tanto borrosa, nos cuesta identificar quien fue el creador del pulso inicial, al parecer fue Silvia, durante la segunda sesión presencial en Santiago quien nos llevó a la reflexión de un grupo de inmigrantes que ella veía al ir y volver de clases: ¿cómo viven su vivir? ¿qué sienten? ¿en qué les duele su vivir?

# De cerca nadie es normal (Caetano)

Fue durante las conversaciones de café, los almuerzos y cenas que fuimos dando forma a la siguiente inquietud: ¿dejamos aparecer al resto?, ¿nos ponemos disponibles para ver a quien vive una vida difícil?, ¿cómo es ese vivir? ¿Qué es pertenecer a un lugar y un nicho y tener que desplazarse? ¿Qué cambios surgen al desplazarse y a los que conviven con desplazados? ¿Desplazarse tiene que ver con el lugar o podremos sentirnos desplazados a pesar de estar en nuestro ambiente?

Así fue como comenzamos a orbitar respecto a la idea de realizar nuestro trabajo final en torno al dolor que crea la diferencia y el convivir con ella , de cómo al no permitir dejar aparecer conservamos el dolor. En ese momento pensamos en entrevistar a inmigrantes, a desplazados y conocer lo más posible su experiencia, y desde ahí tratar de conectar nuestros recientes conocimientos adquiridos acerca de Biología Cultural

# Yo no soy de aquí, pero tú tampoco (Drexler)

Luego de algunos días de iterar nuestras ideas y sobre todo durante las sesiones de tutoría con Patricio empezó a tomar fuerza algo distinto y #cambiamos la pregunta: ¿Qué sucede si ampliamos la mirada, y en lugar de hablar del dolor de la separación y la diferencia nos enfocamos en la #Diversidad ¿Qué tal si “cambiamos la emoción”?

Nos dimos cuenta de que, en nuestro grupo, en parte chilenos y en parte brasileros compartimos una cosa: somos todos hijos, nietos o bisnietos de inmigrantes. Si algo compartimos es la certeza de no ser de ningún lado, pero de todos a la vez. Así fue nuestro trabajo final se fue transformando respecto a lo que entendemos cada uno como vivir en diversidad, hacerse de la diversidad. Decidimos acercarnos a las personas que trabajan o realizan su hacer con inmigrantes, buscando conocer cómo ven-sienten la diversidad, y se nos aparecieron las preguntas:

● ¿Por qué haces lo que haces?

● ¿Desde donde haces lo que haces?

● ¿Qué ha cambiado en tu hacer, desde que lo haces?

# EL PROCESO

# Tendrás que abandonar hasta el pensamiento…(Luis Lebert)



La biología de un árbol como símbolo de una reflexión profunda llevó a que los 5 seres humanos que aceptaron nuestra invitación reflexionaran sobre cuáles emociones (hojas) conectan su vivir y convivir con las diferencias con la raíz que de su vivir personal conectan con esa emoción. Un árbol de cada uno primero y después, en grupo, un árbol de todos ellos.

La mecánica del fluir como un constante intencionar (resultado) y dejar aparecer (proceso), el desapego al resultado y al proceso en un conjunto continuo de acciones que se van potenciando, escalando al siguiente nivel es quizás algún nuevo entendimiento respecto el cual el orden y el caos no son opuestos, sino complementarios.

Nos permitimos dejar que cada uno de nosotros apareciera y que en ese aparecer el grupo pudiera sentirnos conectados con ellos pero permitiendo que cada uno pudiera aparecer y el grupo apareciera.

Al parecer los procesos discretos no existen, es un nuevo entender que todos los procesos humanos son continuos, sólo podemos marcar, con hitos para destacar el paso del tiempo, pero si el pasado y el futuro son sólo formas de estar en el presente, emerge con más fuerza la idea que el resultado, la meta son sólo externalidades de un proceso continuo que no se detiene jamás, a veces miramos el futuro con cierta carga de juicio respecto a nuestras expectativas, como si cada evento nuevo fuera el premio o castigo por actos realizados previamente, en cambio si miramos la oportunidad que el destino nos regala, libre de tales juicios, entenderemos que el camino se dibuja en conjunto con nuestras expectativas, que los premios y castigos no existen, que el fluir es un ejercicio constante de apretar y soltar el futuro, con una mirada llena de esperanza desde el pasado, disparamos a las estrellas apuntando a la luna

A la hora de reflexionar sobre lo que queríamos generar en un encuentro con esas personas, nos preguntamos sobre el objetivo y la entrega. Y así, con total sintonía, entendemos que la voluntad colectiva era de proponer una tarde donde cada uno de ellos pudiera aparecer, en espacios de conversación. Vivir un poco de lo que vivimos en el curso.

Y a partir de eso empezamos a pensar en un itinerario para conseguir generar esos espacios de interacción, reflexión y cambio. Y durante toda la elaboración de esta guía flexible de lo que sería nuestro día, todo fluyó, todo tomó su debido tiempo. Todos contribuyeron con sus conocimientos, sus ideas, sus reflexiones. Cuando la intención es clara, todo lo que emerge fluye.

Vivimos la importancia del proceso y no nos prendemos al resultado.

Y sabemos que todavía estamos viviendo y que no es escribiendo ese texto que él terminó.

Fue curioso ver que todo esto se hizo a partir de todas las conversaciones y todos los silencios.

Muchas veces nos preguntamos cómo estábamos haciendo lo que estábamos haciendo y no sólo lo que estamos creando o buscando crear en sí.

Y el día no fue diferente. Confiamos en el proceso y la maestría de nuestro grupo para que pudieran aparecer lo inesperado y para que el ambiente generado fuese de amorosidad y confianza entre todos.

Cuando se está en el amar, está en flujo. Un flujo sistémico de donde puede pasar cualquier proceso espontáneo. Y eso es bonito de vivir.

UNO SE ENCUENTRA CON OTRO POR LA EMOCIÓN.

# La fuerza de la no fuerza

El proceso creativo de lo vivido en este trabajo resulta muy coherente con un hacer amoroso: cada uno de quienes conformamos este grupo somo personas con historias potentes, con mucha fuerza para hacer lo que hemos querido hacer y aun así desarrollamos una dinámica de trabajo que no impone ni manipula, pero que tampoco pierde la intención del resultado. Jugando así logramos una plena co-construcción, es muy difícil hoy tratar de identificar quien aportó en términos concretos con qué parte o pieza de la idea, es tan complejo como trata de identificar quién es el autor del computador o el sistema operativo o el triple doble w y no tiene sentido, cada aporte fue tomado por el proceso en su completitud, quizás una clave de la colaboración, en su expresión más bella, está en ser incapaces de identificar la individualidad. Una vez que el mosaico deja de ser mosaico y se vuelve algo nuevo, que no existía antes y que no existiría sin las personas, las ideas y el proceso que le dio origen, la suma de uno y uno no es dos, es tres, es un algo nuevo, con conciencia propia y vida que no será determinada por sus creadores

# Que no tiene gobierno ni nunca tendrá (Chico Buarque)

Curiosamente descubrimos en el “dejar aparecer” que cada uno de nosotros fue tomando su rol, pero curiosamente dichos roles muy probablemente no son un fiel reflejo de los roles que desempeñamos en nuestro quehacer diario, aquellos que resultamos más caóticos encontramos en respuesta y cobijo en aquellos más ordenados, nos permitimos jugar los roles que el mismo sistema nos iba solicitando, sin fuerza.

# EL RESULTADO

# Tú puedes ver en sus ojos que han estado ahí, que la han sacado por no pertenecer. (P. Collins)

Primeramente el grupo se dió cuenta a partir de sus propios árboles de que tendrían en común entre ellos un vivir la diferencia desde múltiples dimensiones: financiera, extranjera, ajeno al contexto familiar y que eso contribuyó mucho para conectarse con el tema. Su nicho les permitió emociones sensibles al diferente a la diversidad. Esa conclusión surgió de cada uno al exponer que reflexiones permitió la construcción de su árbol. Sus raíces tenían la diferencia como emoción común.

Mientras compartían sus hojas, descubrieron la amplitud de la influencia de su nicho: percibieron emociones como impaciencia con las dificultades de convivir con la lucha de los inmigrantes, de comprensión y desapego al juicio de su forma de vivir. “la forma dura de comunicarse entre las mujeres de Filipinas que a mi me parecían falta de gentileza (bullying), en verdad era una expresión de confianza, de acercamiento emocional”, dijo Paula al expresar como el trabajar directamente con los inmigrantes la estaba proporcionando ampliar su mirada a las diferencias entre culturas.

Livia, una abogada que atiende a los inmigrantes compartió la influencia del ejemplo de su religión, Jesús Cristo, le permitió involucrarse en ese tema y de cómo, al final, percibiera que el sentido de humanidad, de acogida, de amor por el otro, es el impulso emocional que permite seguir, a pesar de muchas veces sentirse incapaz por las limitaciones jurídicas de garantizar derechos a los inmigrantes.

Entendimos, nuestro grupo y nuestros invitados que a veces juzgamos el comportamiento o las acciones del otro a partir de nuestros conceptos, pero si nos permitimos reflexionar acerca de porque estamos juzgando, acerca de la raíz de esos conceptos y hablamos y escuchamos con el otro acerca de esto, nos podemos sorprender. Y cuando hago eso me alegro y me conecto más con el otro.

Eso puede ser más fácil cuando el otro es de otra cultura, porque ya creemos que el es distinto de mí. Al revés, si compartimos la misma cultura es más difícil pues ya partimos del preconcepto que el es igual a mí, en circunstancias en que él puede ser muy distinto.

Me rebota constantemente el final de taller, si pudiera resumir las principales conclusiones de cada uno de los involucrados me resuena mucho lo que uno de ellos dijo al despedirse:

Cada primavera se monta sobre la primavera anterior, cada verano viene después del último, la vida resulta ser la suma de procesos recursivos.

CÓMO DISTINTOS COLORES DE DISTINTAS FLORES, ninguna es mejor que la otra.

# CONCLUSIONES

# Nuevas Viejas Preguntas

Al final de este viaje se nos aparecen nuevas preguntas, o quizás preguntas antiguas que toman nuevas formas:

● ¿Soy tan abierto a aceptar a mi gente cercana, en su infinidad, cómo lo soy cuando trabajo con extranjeros, me es más fácil ponerme disponible para otras personas que no conozco, como para las personas de mi historia?

● ¿Permito que mi historia esté presente en mis haceres?

# Si no te conviertes en el océano, tendrás mareos de por vida (Cohen)

Queremos agradecer la hazaña de estar vivos...solo seres de pocas posibilidades...la mera posibilidad de que cada uno naciera es milagrosa...con esa mirada nos daremos cuenta de las cosas milagrosas que podemos lograr en conjunto...

# Marcha de Guatemaltecos a la frontera con México (foto del 21 de octubre 2018)



Terra Prometida- Toquinho e Vinicius de Morais

Poder dormir Poder morar Poder sair Poder chegar

Poder viver Bem devagar E depois de partir poder voltar E dizer: este aqui é o meu lugar E poder assistir ao entardecer E saber que vai ver o sol raiar E ter amor e dar amor E receber amor até não poder mais E sem querer nenhum poder Poder viver feliz pra se morrer em paz.

# Una experiencia en la diversidad - reflexiones desde Boston (fotos del 18 de octubre 2018 en Prudential Skywalk)

Hacer un viaje a Estados Unidos mientras Donald Trump está como presidente trae un primer sentimiento de “no es bienvenido aquí”. En la cola de los servicios de inmigración en el aeropuerto es clara la mezcla de la fatiga por horas en un avión con la sensación de tensión de gran parte de los viajeros que esperan longos minutos para conversar con un oficial y mostrarles los pasaportes y otros documentos que a uno los piden.

Sin embargo, al adentrarse en la ciudad de Boston y vivir ahí por unos días, lo que uno vive es el encuentro cotidiano con personas de tan distintas partes del mundo. Lo que surge es una sensación que mejor se traduce en la canción de Jorge Drexler “Yo no soy de aqui, ni tu tampoco”. Conversando con las personas…

un conductor de Uber que vino de República Dominicana.

otro conductor de Uber que vino de Brasil.

un caja de supermercado que vino de Sudán.

un grupo de estudiantes en Harvard que vino de China.

un profesor en MIT que vino de la India.

Un mozo en un restaurant de comida típica americana que vino de México.

La sensación de estar reemplazado cambia, de pensar que cada uno de ellos, así como nosotros, tiene también su mezcla de ADN de tantas partes del mundo si consideramos sus historias desde la familia ancestral.

Un lindo aliento surge en una visita al Prudential Center, Skywalk, donde se puede encontrar una verdadera declaración que puede ser traducida como dejar aparecer la diversidad e también dársela valor.



#La tierra floreció porque fue alimentada por tantas fuentes, nutrida por tantas culturas, tradiciones y pueblos.



#La contribución de los inmigrantes se puede ver en todos los aspectos de nuestra vida nacional. Lo vemos en la religión, en la política, en los negocios, en las artes, incluso en el atletismo y en el entretenimiento. No hay parte de nuestra nación que no haya sido tocada por nuestros antecedentes de inmigrantes.



#en una tierra de inmigrantes, uno no és un alien, sino simplemente el último a llegar.

La riqueza y la belleza de la complejidad nos parece estar en la diversidad. Y, si hacemos la reflexión que todos hemos venido de una familia ancestral, concluímos que somos todos primos.

Entonces, ¿qué es ser reemplazado?

Quizás sea un estado, no algo parte de la personalidad de alguien. Quizás sea una configuración de sentires que nos mueven en un dado sistema y que, si nos ponemos a reflexionar, separando mejor personas y sistema en funcionamiento, podemos aumentar nuestra capacidad de nos dejar aparecer, de dejar aparecer el otro, de conversar, de vivir y convivir desde el amar.

#Fractales

16 vistas1 comentario